PC Carabobo presume que incendio donde fallecieron bomberos fue provocado

El presidente de Instituto Autónomo de Protección Civil y Administración de Desastres del estado Carabobo, Juan Carlos Vitas, denunció que los incendios forestales que se han venido presentando en la entidad en varias estaciones y subestaciones eléctricas, presuntamente responden a “acciones vandálicas, terroristas e inescrupulosas de algunas personas que quieren desestabilizar el Sistema Eléctrico Nacional”.

En este sentido, Vitas indicó que este tipo de eventos les llama poderosamente la atención porque, “son situaciones que se han estado registrando de manera constante en el estado, es noticia pública que el día 4 de mayo a las 3:00 de la tarde, una comisión de Bomberos Forestales de Protección Civil, se encontraban haciendo inspección y combate en un sector del estado Carabobo, en la subestación La Guaricha, se presume que este incendio no fue espontáneo sino provocado por la acción del hombre, tal cual como ha venido ocurriendo en varias estaciones y subestaciones”.

Indicó Vitas que están en proceso de investigación de estas acciones, de allí que los Bomberos Forestales de Protección Civil con algunos cuerpos de Bomberos Municipales, “han registrado estadísticamente la alta incidencia y ocurrencia de este tipo de incendios de vegetación forestal cerca de las estaciones y subestaciones”.

Sobre este particular, el funcionario recordó que producto de esta situación, han fallecido dos funcionarios como fue el director y el Jefe de Bomberos de Protección Civil Carabobo, José Aguilar y Allender Linares, respectivamente, quienes luego de hacer la inspección y combate en la subestación La Guaricha, se trasladaron a Filas de Periquito en el municipio Diego Ibarra, linderos de Carabobo con Aragua.

Comentó que allí, “fueron embestidos por una ráfaga de viento acompañados de fuertes llamas que les ocasionaron quemaduras de alto porcentaje y que ameritó su traslado al Hospital Virgen de Coromoto, en Maracaibo, donde lamentablemente fallecieron estos héroes”.

Asimismo expresó que, igualmente el día sábado 16 de mayo, a las 7:30 de la noche, recibieron la alerta a través del Sistema 171, de un incendio de vegetación en el parque Negra Hipólita, donde contaron con la intervención oportuna de los Bomberos Forestales de Protección Civil Carabobo y algunas unidades de Bomberos de Valencia.

“Por el lugar donde fue el incendio, en la zona donde está el bambú, tenemos grandes indicios que el mismo fue provocado, ya que el bambú no tiene ignición espontánea, por ello presumimos y algunas circunstancias que se encuentran en estos momentos en fase de investigación, nos indican que el incendio fue provocado por la mano del hombre en una acción vandálica, al igual que los otros eventos que nos viene preocupando en las estaciones y subestaciones eléctricas”.

Destruyendo ecosistemas
En este orden de ideas, el presidente de PC Carabobo, Juan Carlos Vitas, llama a la reflexión “a aquellas personas que dejándose llevar por actos vandálicos e inescrupulosos, pudieran estar ocasionando este tipo de situaciones como la ocurrida este día 4 de mayo, presumimos que la intención era que esta subestación se incendiara, ello podría haber ocasionado gran pérdida de la energía eléctrica en el estado Carabobo, como ha ocurrido en otras oportunidades”.

Vitas prosiguió diciendo que, “sin embargo ocurrió un hecho tan lamentable como la muerte de estos dos funcionarios que dieron la vida por el medio ambiente y por el estado, producto de acciones, que aunque están en fase de investigación, pudieran obedecer a personas que tienen intenciones malsanas”.

Finalmente, Juan Carlos Vitas reitera su llamado a la reflexión porque a su juicio, “se está destruyendo nuestro ecosistema, nuestros parques, nuestros bosques y mas allá de esto, hay personas como estos dos funcionarios del Gobierno Revolucionario de Carabobo, que cumpliendo con su deber, perdieron la vida posiblemente a causa de unas personas que no le tienen amor a la Patria ni a la vida”.

Gobernador Ameliach: Allender Linares era un funcionario que ayudaba a los más necesitados

Este martes, a las 11:10 de la mañana, falleció Allender Arturo Linares Vergara (31), jefe de Operaciones de Bomberos Forestales del Instituto Autónomo de Protección Civil y Administración de Desastres de Carabobo, debido a una falla multiorgánica en la Unidad de Caumatología del Hospital Coromoto en Maracaibo estado Zulia, donde se encontraba desde el 05 de mayo, luego de sufrir graves quemaduras cuando inspeccionaba un incendio en el Parque Nacional Henri Pittier.

Al enterarse de la triste noticia, el gobernador bolivariano de Carabobo, Francisco Ameliach, expresó: “lamentablemente perdimos a Allender Linares, quien luchó hasta el final por su vida. Fue un hombre y funcionario ejemplar con gran vocación de servicio. Mis condolencias a sus familiares, especialmente a su esposa e hijo, debemos estar orgullosos de la gran labor que prestó a la colectividad carabobeña, fue un héroe que murió en el cumplimiento de su deber”.

En ese sentido aseguró que, “Allender será recordado como un funcionario siempre interesado en ayudar a los más necesitados, con constantes ganas de superación en el ámbito profesional, además gozaba de alta estima por sus compañeros de labores, gracias a su personalidad amigable y alegre”.

Ocho años en Protección Civil

Linares, contaba con una experiencia de ocho años en el Instituto Autónomo de Protección Civil y Administración de Desastres de Carabobo. Inició sus labores la institución como operador de telecomunicaciones en el año 2007, posteriormente fue ascendido a oficial de apoyo B1 en el 2010 y a oficial de apoyo P1 en el 2015, este mismo año durante la gestión bolivariana y revolucionaria, fue designado Jefe de Bomberos Forestales.

El jefe de Operaciones de Bomberos Forestales de Protección Civil Carabobo, nació el 09 de octubre de 1983, en Barinitas, estado Barinas y actualmente residía en la comunidad Alicia Pietri, en Paraparal municipio Los Guayos.

Como se recordará, Linares junto al director de Bomberos Forestales, José Gregorio Aguilar, quien falleció el pasado jueves 14 de mayo, sufrieron graves quemaduras, el lunes 4 de mayo, mientras inspeccionaban un incendio forestal en el Parque Nacional Henri Pittier, en la zona limítrofe entre Aragua y Carabobo.

Linares al igual que Aguilar, fue trasladado al mejor hospital del país, para tratamientos de quemados, allí recibió los mejores cuidados médicos, pero lamentablemente sufrió una falla multiorgánica y falleció este martes. La muerte de este bombero ejemplar deja un profundo pesar no sólo en su familia, sino también en Protección Civil Carabobo y los diferentes Cuerpos de Bomberos de la entidad.

José Gregorio Aguilar fue hombre ejemplar y dio su vida al servicio de la colectividad

El gobernador bolivariano de Carabobo, Francisco Ameliach, lamentó la muerte del director de Bomberos Forestales de Protección Civil Carabobo, Capitán (B) José Gregorio Aguilar, quien falleció este jueves 14 de mayo, a las 5:00 de la mañana, por una falla multiorgánica en la Unidad de Caumatología del Hospital Coromoto en Maracaibo estado Zulia.

El mandatario regional, informó que Aguilar (55), contaba con una experiencia de 22 años como funcionario de bomberos y 15 dentro del Instituto Autónomo de Protección Civil y Administración de Desastres de la entidad.

“Mis más sentidas palabras de condolencias para toda su familia, especialmente para su esposa, hijos y nietos, fue un hombre de una carrera ejemplar que dio su vida al servicio de la colectividad y falleció en el cumplimiento de su deber, fue un hombre insigne con una trayectoria destacada y admirable”, expresó.

Asimismo Francisco Ameliach, manifestó que, “el capitán Aguilar fue trasladado al mejor hospital del país, para el tratamiento de quemados, donde recibió excelentes cuidados médicos, pero lamentablemente sufrió una falla multiorgánica y murió este jueves, dejando un hondo pesar no sólo en su familia, sino también en Protección Civil Carabobo y los diferentes Cuerpos de Bomberos de la entidad”.

Aguilar, nació en Yaracuy el 03 de junio de 1959 y actualmente vivía en la parroquia Güigüe del municipio Carlos Arvelo, en Carabobo. Desde su llegada a la institución en el año 2000, ejerció como supervisor de diferentes municipios, entre ellos Libertador y Carlos Arvelo, posteriormente, a partir de la gestión bolivariana fue designado Jefe de Bomberos Forestales en el 2013 y luego Director de este componente en este año 2015.

El hecho

El Director de Bomberos Forestales, junto a Allender Linares, jefe de Bomberos Forestales, se encontraban el lunes 4 de mayo, inspeccionando un incendio forestal en el sector Mata Seca, en el Parque Nacional Henri Pittier, en la zona limítrofe entre Aragua y Carabobo, cuando fueron alcanzados por el fuego, resultando afectados con graves quemaduras.

Al momento, fueron trasladados por Bomberos de PC Aragua al Hospital Central de Maracay y luego una comisión encabezada por el presidente de PC Carabobo, Juan Carlos Vitas, fueron remitidos a la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” (CHET) en Valencia. Al día siguiente, fueron llevados en aeroambulancia al Hospital Coromoto en Maracaibo, centro médico considerado el mejor del país para el tratamiento de quemados.

Cabe recordar que Linares, de 41 años de edad, director de operaciones de los Bomberos Forestales de Protección Civil y quien también sufrió quemaduras considerables durante el incendio forestal, se encuentra en el hospital Coromoto, donde está recibiendo los cuidados médicos necesarios.

Las pulgas de agua se adaptan al cambio climático

Un equipo de biólogos de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, ha descubierto que las pulgas de agua, unos diminutos crustáceos englobados en el suborden de los cladóceros, se han adaptado genéticamente al cambio climático. Para determinarlo, estos investigadores han comparado especímenes “revividos” de huevos que han permanecido conservados durante 40 años y ejemplares más recientes.

Según destaca el profesor Luc De Meester, del Laboratorio de Ecología Acuática de la citada institución, que ha coordinado el ensayo, las pulgas de agua suelen reproducirse de forma asexual en condiciones normales; en esencia, se clonan a sí mismas. Sin embargo, cuando escasea el alimento o se produce un aumento de temperaturas, se aparean y dejan sus embriones encapsulados en estructuras parecidas a huevos, de forma que pueden permanecer a salvo entre los sedimentos durante décadas.

“Cuando se reproducen del primer modo, la descendencia de las pulgas de agua es genéticamente idéntica a la progenitora, pero si se aparean se presentan variaciones en el ADN”, explica De Meester. “Tras, por así decirlo, devolver a la vida a los embriones que han permanecido dormidos estos últimos años y compararlos con las poblaciones actuales, hemos podido reconstruir los cambios evolutivos que se han dado en estas últimas y estudiar cómo se han adaptado al aumento de temperaturas que ha experimentado el medio”, indica.

El equipo de De Meester sometió a las pulgas de agua a diversas pruebas, entre ellas a importantes cambios de temperatura en su entorno, de hasta 4 ºC. Así, estos expertos pudieron determinar que estos organismos pueden adaptarse a los ascensos térmicos, algo que, sin embargo, no garantiza su supervivencia, ya que los cambios ambientales conllevan asimismo una mayor exposición a los parásitos y a los depredadores.

Las claves del terremoto en Nepal

Nepal era sorprendida este pasado sábado 25 de abril con un gran terremoto que a día de hoy tiene un balance de más de 4.000 muertos. El terremoto, con una escala de 7,9 grados en la escala de Richter, sería el equivalente a la explosión de 32.000 bombas atómicas sobre la misma zona.

Este sismo es sin duda uno de los peores desastres naturales ocurridos en el Himalaya. Aparte de devastar Katmandú, la capital y ciudad mayor de Nepal, también se sintió en el Tíbet, en el norte de la India y Bangladesh.

El surgimiento de terremotos en esta zona del planeta no es extraño, ya que esta localización está catalogada como de alta peligrosidad sísmica: la placa tectónica de la India se va deslizando y choca violentamente (y frontalmente) contra la placa de Eurasia; este choque continuo va acumulando tensiones geológicas que finalmente acaban produciendo una ruptura de la corteza y finalmente la generación del terremoto.

Tras el primer seísmo de 7,9 grados se registraron al menos 14 réplicas más, la mayor con una magnitud de 6,6. Los expertos están convencidos de que las réplicas no se han acabado y que es muy posible que durante los siguientes días se produzcan hasta 30 temblores más que no harán sino asolar aún más las zonas ya de por sí devastadas. Los edificios -que aún están en pie- están muy afectados por el terremoto y la aparición de nuevos temblores no hará sino que muchos otros acaben derrumbándose.

El hecho de que la construcción de las casas y edificios se base en mampostería no reforzada explica que un desastre de esta magnitud era inevitable. Emblemáticos monumentos de Katmandú como la Torre Bhimsen se han venido abajo con varias decenas de personas dentro, circunstancia que se ha repetido por doquier. Lo peor es que la lluvia, la falta de comunicaciones y de medios están complicando la búsqueda de supervivientes. Además las operaciones de rescate se están viendo obstaculizadas por la dificultad de acceso a algunas zonas, como las áreas montañosas al oeste de Nepal.

La última vez que esta zona del planeta sufrió un terremoto de similar magnitud fue en 1934. Se trató de un terremoto de 8,1 grados en la escala Richter que acabó con la vida de más de 10.000 personas.